Elíptica

La elíptica es una máquina de gimnasia con muchísimos beneficios para el usuario. Ofrece la posibilidad de llevar a cabo un ejercicio de cardio de calidad sin golpes en las rodillas, tobillos, fascias o caderas, y además, nos ayuda a adelgazar de forma rápida y efectiva porque hacemos uso de un gran número de músculos durante la práctica de esta disciplina.

bicicleta elíptica sobre fondo blanco
La elíptica, cada vez más de moda

Comprar una elíptica

Muchas veces, en el gimnasio, nos hemos sorprendido a nosotros mismos observando con curiosidad a aquellos que en lugar de hacer spinning o correr en la cinta, han optado por subirse a la elíptica. Nos sorprendemos todavía más cuando después de terminar nuestra clase de abdominales, ellos siguen allí, 20 minutos después, danzando con la máquina.

Como en todo, siempre hay una primera vez, y el día que nos lanzamos a probar la elíptica no nos deja indiferentes. Unos se enamoran para siempre y otros, se sorprenden de la buena sensación que les deja, y aunque no caen rendidos en sus brazos, son consciente de que es una maquina complementaria que puede venir muy bien de forma ocasional.

Una elíptica en casa

Obviamente, si eres de los que la emplea de forma puntual, pues no te conviene comprarte una elíptica para tenerla en el cuarto de la plancha cogiendo polvo. Ahora bien, si eres de los que se ha enamorado, tener una elíptica en casa te permitirá tener al alcance de la mano una máquina muy eficaz para perder kilos y un entretenimiento muy saludable para realizar ejercicio mientras ves HBO o escuchas la radio.

Otros beneficios

Además de los beneficios mencionados arriba, la elíptica te permitirá reducir los niveles de estrés que vienen de la mano del trabajo del día a día, te ayudará a cuidar tus arterias y te echará una mano para conseguir esculpir el cuerpo de forma más equitativa, tonificando de forma gradual todos los grupos de músculos y evitando así las descompensaciones. Por supuesto, recuerda que hay que mantener una postura adecuada cuando realizamos este ejercicio: con la espalda erguida, apretando el CORE y la cabeza mirando al frente.