Kettlebell

Uno de los accesorios de deporte que se ha puesto más de moda en los últimos años es el kettlebell. Es una especie de bola pulida, normalmente de colores llamativos (aunque algunas personas las prefieren de color negro, ver foto de más abajo) y que tiene una especie de asa por encima, que la hace muy ergonómica. Tras esta breve introducción y descripción, vamos a comentarte los motivos por los que necesitas una kettlebell.

Chica joven usando kettlebell sobre la alfombra
Usando un par de kettlebell podremos realizar ejercicios más completos

Comprar kettlebell online

Si quieres comprar una kettlebell online has llegado al lugar indicado ya que aquí tenemos un gran catálogo con diferentes pesos, colores y formas. También son conocidas como pesas rusas y ayudan mucho al fortalecimiento del tren superior: músculos de los brazos, espalda, hombros e incluso el más buscado de todos, el CORE. Aunque usando la técnica adecuada puedes fortalecer todo el cuerpo.

Una kettlebell en el suelo
Kettlebell, tu nueva compañero de ejercicios

Consejos para usar la kettlebell

En primer lugar, nuestra recomendación va a ir relacionada con el peso. No te excedas en este aspecto porque no conseguirás la técnica necesaria. Los movimientos y controlar cada una de las repeticiones es fundamental para hacer unos ejercicios efectivos. Si te pasas con el peso, no te centrarás en realizar bien los movimientos necesarios y, además, corres el riesgo de sobrecargarte o lesionarte algún músculo, lo cual te obligará a parar unos días y perderás todo lo ganado en el gym.

Otro consejo clave es hacer ejercicios que engloben varios grupos musculares en lugar de movimientos muy específicos dirigidos a un solo músculo. También hay que recordarle al principiante que es un accesorio peligroso con el entorno así que hay medir muy bien la distancia, sino podemos hacerle daño a alguien que este cerca o romper algún mueble.

hombre haciendo ejercicios con la kettlebell
Balanceo con la kettlebell

Ejercicios con las pesas rusas

El peso muerto es muy común y consiste en hacer una sentadilla con el kettlebell colocado entre nuestras piernas, mientras lo cogemos con ambas manos. Subir y bajar con la espalda lo más recta posible.

El balanceo es también muy habitual y se trata de balancear la kettlebell entre nuestras piernas, llegando a poner el tronco en perpendicular con el tronco inferior.

Por último, el russian twist, levantando tronco y piernas, que consiste en mover los brazos de un lado a otro de los abdominales, pero en este caso agarrando una pesa rusa.